Año III. Volumen XV. Junio 2012. Vacíos

vacio_indice

El silencio como lenguaje; poesía, escultura o arquitectura que modula oquedades y las incorpora en su marco, las inhala, las justifica. También el desierto, espacio de cruce, de extensión que se abisma en el vacío del que resurge, muere para renacer. El sentido de vacuidad en la creación es un estigma que compartimos con el arte de Extremo Oriente cuya expresividad reposa en un vacío que elimina la congestión interior, la libera. El silencio distiende nuestra profundidad.

Y, por último, el vacío del amor, al que no debemos tener miedo a referirnos. Para Platón, el amor es una aventura solitaria. Y añadimos nosotros: silenciosa, secreta. «Los amorosos callan», escribió Jaime Sabines. En todos los humanos subyace una carencia, vacío que se materializa en búsqueda de completud, de verdad, de belleza. Querer: tender hacia, es el principio que nos impulsa a crear desde el vacío. Ese recorrido, la búsqueda de huecos, es el trayecto que plantea el volumen XV de PERIPLO. Vacío: carencia de forma o de materia inherente al ser humano, al artista, al poeta que describe vacuidades y esa concavidad lo justifica.

btn_pdf

 

 

 

 

Leave a reply