Año II. Volumen XII. Diciembre 2011. Los límites del cuerpo

daniela tieni - cuerpo

“¿Quién recuerda el comienzo del cuerpo?

- Eduardo Milán

“Ciudades como cuerpos” son palabras del joven poeta Andrés Catalán que dan al periplo de este número su trayecto inevitable. De la exploración del espacio geográfico nos trasladamos ahora a la búsqueda de los más genuinos límites del cuerpo humano. En su modalidad ensayística, este puerto aspira a analizar la complejidad de los tabúes sexuales que comprometen el pensamiento occidental; en su ala creativa, literatura de alto tono con recurrencias en los anhelos sensoriales. ¿La convicción que atraviesa ambos?: el convencimiento de que Ovidio no está peleado con los directores de cine porno.

Ángel Gabilondo dejó escrito que la carne siempre está fuera de lugar, constutivamente distante, literalmente extasiada, perdida. Sin embargo, puede ser recorrida sin cesar, perseguida y ello gracias a que resulta, como la escritura, reiterable, citable y, en última instancia: legible, dice. Esa ansiedad es la que se traduce en impulso de distintas voces del Eros; la fascinación que produce la figura femenina es indisociable de cierta frustración fatídica que genera a su vez innumerables obras de arte aquí abordadas.

Más allá de toda irrevencia, de toda intención de transgresión, el cuerpo ha sabido ser referencia para la escritura, la pintura y la música, en el amplio margen evolutivo del arte. Memes similares reaparecen para mostrar la plasticidad, versatilidad y dinamismo de la dimensión corporal, humana. El cuerpo establece las fronteras de la creación a la que inspira; son esos confines a los que este periplo quiere aproximarse. Latencias sigilosas que nos unen.

 

btn_pdf

 

Leave a reply