Año II. Volumen IX. Junio 2011. Ja ja ja

humor¿Y qué mejor manera de empezar junio que con una sonrisa? El barco de PERIPLO ha atracado este mes en el complejo puerto de la risa. Seas o no sincero contigo mismo, en PERIPLO sabemos que es junio y tú no has llegado a cumplir tus objetivos de año nuevo, y estamos aquí para hacerte sentir mal por ello.

Es por eso que elegimos la comedia como motivo de reflexión; tarea en sí misma insulsa y quizás innecesaria, este número dedicado a pensar la risa dará mucho de qué hablar. El humor, esa dinamita que estalla insesante en nuestra vida cotidiana, parece ocultar algunos misterios que merecen mirarse de cerca. ¿Es la comedia patrimonio exclusivo de las sociedades hedónicas y frívolas? ¿O es tan solo recurso de consuelo para los nostálgicos y derrotados? Este volumen atracamos ahí donde la risa se traduce en evasión de la realidad, o mejor, en confrontación y asimilación de la vida. Pero también ahí en donde ha funcionado como mecanismo de divulgación ideológica, como puente de un discurso de la exustencia.

Kierkegaard decía que el humorista nunca será un espíritu sistemático porque “El humor le ha dado los ojos para lo inconmensurable”. El cómico es un tipo con gran sensibilidad hacia el mundo que lo rodea; se hace uno con los complejos de la sociedad, y con las zonas de tensión no resueltas en su seno, y se mofa del esquema que le ha sido asignado como real; él desarma la seriedad del sistema y lo reduce en risas. El cómico es todo un héroe con armas paródicas e irónicas; mecanismos de deconstrucción de ese territorio en el que el humorista opera. ¿Y qué si el propio sistema es en sí mismo una gran broma colosal? Estaremos ahí para reirnos de ello.

 

btn_pdf

 

Leave a reply